Unidad 2- PRODUCCIÓN DE TEXTOS ESCRITOS

 

La coherencia en los textos escritos



Texto

Aunque hoy en día no hay un gran consenso para definir este término, podríamos decir que un texto es cualquier manifestación verbal y completa que se produzca en una comunicación. Por tanto, son textos los escritos de literatura, las redacciones de los alumnos, las exposiciones del profesor, los diálogos y las conversaciones, las noticias, las pancartas publicitarias, etc. Los textos pueden ser orales o escritos; literarios o no; para leer o escuchar, o para decir o escribir; largos o cortos; etc.


Para que una manifestación verbal pueda ser considerada como texto, deberá tener textualidad, es decir, deberá cumplir unas propiedades textuales. Una lista mezclada de frases sobre un mismo tema no es ningún texto, porque le falta la estructuración de las ideas y los vínculos gramaticales para poder formar una unidad comunicativa, que exprese un significado completo.

Textualidad o propiedades textuales

La textualidad de un texto es un atributo del mismo, igual que la gramaticalidad es el atributo que deben poseer las oraciones. Este atributo puede caracterizarse por varias propiedades del texto, conocidas también como condiciones de textualidad:

- Adecuación
- La cohesión
- Lacoherencia

Adecuación

Es el conocimiento y el dominio de la diversidad lingüística. La lengua no es uniforme ni homogénea, sino que presenta variaciones según diversos factores: la geografía, la historia, el grupo social, la situación de comunicación, la interrelación entre los hablantes, el canal de comunicación, etc.


Dentro de un mismo dialecto, la lengua también nos ofrece registros muy diferentes: formales, coloquiales, especializados, etc. Por ejemplo: hacer y realizar o elaborar pueden ser sinónimos en algunos contextos, pero tienen valores sociolingüísticos diferentes: la primera no tiene ninguna connotación negativa, pertenece a un nivel de formalidad familiar, y las dos últimas están marcadas formalmente y pertenecen a un registro más culto y especializado. En una exposición en público utilizaríamos estas dos últimas para dar un tono técnico (realizar el proyecto, elaborar el informe), pero también la neutra hacer (hacer el proyecto y el informe).

Ser adecuado significa saber escoger de entre todas las soluciones lingüísticas que nos da la lengua, la más apropiada para cada situación de comunicación. 0 sea, es necesario utilizar el dialecto local o el estándar más general según los casos; y también es necesario dominar cada uno de los registros más habituales de la lengua: los medianamente formales, los coloquiales, los especializados más utilizados por el hablante, etc. Esto implica tener bastantes conocimientos, aunque sean subconscientes, sobre la diversidad lingüística de la lengua: saber qué palabras son dialectalismos locales, y que por lo tanto no serían entendidas fuera de su ámbito, y cuáles son generales; conocer la terminología específica de cada campo. En definitiva, la adecuación exige del usuario de la lengua sensibilidad sociolingüística para seleccionar el lenguaje apropiado en cada comunicación.

Para saber sí un texto oral o escrito consigue la adecuación necesaria, vale la pena fijarse en los puntos siguientes, que son especialmente relevantes:


- Si el texto consigue realmente el propósito comunicativo por el cual ha sido producido (por ejemplo: informar de un hecho, exponer una opinión, solicitar algún punto, etc.). Si se ve claro que se trata de una argumentación, de una petición, etc.


- Si se mantiene el mismo nivel de formalidad, sea alto o bajo, durante todo el texto. Si la formalidad es alta, no debe haber ninguna expresión demasiado vulgar o coloquial y, por el contrario, si el tono es de familiaridad, no deben aparecer palabras demasiado técnicas o cultas, y la sintaxis no debería ser excesivamente compleja. En los textos de los estudiantes, no es extraño encontrar mezclas de niveles de formalidad, que indican carencias expresivas en este apartado.

- Si se mantiene el mismo grado de especificidad, sea también alto o bajo, durante todo el texto. Si el texto trata de un tema especializado, es lógico que se utilice la terminología específica del campo y que se eviten las expresiones coloquiales y las palabras generales, porque pierden precisión. Los estudiantes pueden tener también carencias en este terreno.

La cohesión

Hace referencia a las articulaciones gramaticales del texto. Las oraciones que conforman un discurso no son unidades aisladas e inconexas, puestas una al lado de otra, sino que están vinculadas o relacionadas con medios gramaticales diversos (puntuación, conjunciones, artículos, pronombres, sinónimos, entonación, etc.), de manera que conforman entre sí una imbricada red de conexiones lingüísticas, la cual hace posible la codificación y descodificación del texto.


Las principales formas de cohesión o sistemas de conexión de oraciones son las siguientes:


La anáfora (También llamada referencia o repetición)

- Sustitución léxica por sinónimos
- Pronominalización
- La elipsis
- Determinantes
  Deíxis (Referencias al contexto)
  La conexión (Enlaces, conectores o marcadores textuales)
  La entonación
  La puntuación
  Relaciones temporales (Tiempos verbales)
  Relaciones semánticas entre palabras
  Mecanismos paralingüísticos


En resumen, la propiedad de la cohesión engloba cualquier mecanismo de carácter lingüístico o paralingüístico que sirva para relacionar las frases de un texto entre sí. Es básicamente gramatical y afecta a la formulación superficial del texto.

La diferencia entre la coherencia y la cohesión radica en que la primera la descubre el destinatario del texto mediante la interpretación, mientras que la cohesión debe estar patente en el texto.

La anáfora (También llamada referencia o repetición)

Una de las principales formas de cohesión o sistemas de conexión de oraciones.

Consiste en la repetición de un mismo elemento en oraciones sucesivas. Por ejemplo:


Juan no está de acuerdo. Él cree que debe hacerse fuera y ya ha empezado a sacar instrumentos a la terraza.

En que Juan, él y la elipsis de sujeto en y ya ha empezado se refieren a la misma persona. Si no dispusiéramos de mecanismos diversos para evitar la repetición del nombre Juan, el texto llegaría a ser reiterativo; asimismo, si no existieran las referencias necesarias para este elemento en el lugar adecuado, las frases serían incompletas y el texto no podría entenderse. Los principales mecanismos de que disponemos para tratar las anáforas, para evitar estas repeticiones, son los siguientes:

- Sustitución léxica por sinónimos:


alumno - aprendiz, escuela – colegio - centro escolar, perro- can - animal, etc.

En el ejemplo anterior: Juan, el hermano mayor, el hombre, etc.


Sustitución: es el reemplazo de una o varias palabras que estaban antes en el texto por una o varias palabras con significado propio. Ejemplos:


- La pesca indiscriminada de merluza tuvo que prohibirse. Esa práctica ponía en serio peligro de extinción a la especie.

- Dejó la narrativa y empezó a escribir poesía, porque consideró que ese género literario se adecuaba mejor a sus necesidades de expresión.


- Pronominalización:

La realizan unos elementos o palabras especializadas en sustituir otras palabras:

- Pronombres lexicales. Se trata de algunos vocablos con un significado muy genérico que actúan como virtuales sustitutos de las palabras más precisas que, en un momento determinado, no recordamos, que no queremos repetir. Coloquialmente se les llama Palabras comodín porque realizan la misma función que un comodín en un juego de cartas. Los más usuales son: hacer, cosa, elemento, dar, etc.

Ejemplo: -¿Has escrito la carta o todavía no lo has hecho?

- Pronombres gramaticales: Personales, demostrativos, posesivos, etc. Son los pronombres tradicionales, estudiados por la gramática.

Ejemplo: yo, tú, mí, éste, ése, aquél, suyo, él, etc.


- Pro-adverbiales: allí, allá, aquí, etc. Los adverbios pueden actuar como sustitutos en algunos contextos determinados.

- Elipsis: supresión de un elemento conocido que aparece muy cerca del original en el texto y que el receptor puede reconstruir (sujetos, complementos, etc.).

- Determinantes: artículos (un / el), adjetivos demostrativos (este, aquel) y posesivos (mi l tu l su), etc. Los diversos determinantes de un texto establecen varios tipos de relaciones entre las palabras y las referencias: desconocido/conocido, emisor/receptor, cercano/lejano, etc.


Deíxis (Referencias al contexto)

Una de las principales formas de cohesión o sistemas de conexión de oraciones.

El discurso se relaciona con el contexto o la situación comunicativa mediante los deicticos, que son pronombres y adverbios que indican los referentes reales del discurso: personas, tiempo, espacio... Se distinguen tres tipos de deixis:

  1. La personal: emisor (yo, nosotros...), receptor (tú, vosotros...)
  2. La espacial: aquí, ahí, allí.
  3. La temporal: ahora, antes, después.

Ej.: No creo que ayer hicierais el examen allá arriba en la facultad de Pedralbes.

Las referencias refieren a una o varias palabras que estaban antes en el texto. Ejemplos:


Juan llegó temprano. Y poco después, su mujer.

Se asomó para observar su adorado paisaje, que estaba notablemente cambiado.

 

La conexión (Enlaces, conectores o marcadores textuales).

Una de las principales formas de cohesión o sistemas de conexión de oraciones.

Las diversas oraciones de un texto mantienen numerosísimos tipos distintos de relación (coordinación/subordinación, oposición significativa, ordenación lógica, temporal, etc.) que se expresan mediante varios tipos de enlace. Algunos vocablos están especializados en conectar frases (conjunciones, preposiciones), otros hacen esta función entre otras (adverbios):

  1. Conjunciones de coordinación (y, ni, pero, etc.) o subordinación (a pesar de, como, cuando, etc.).
  2. Enlaces gramaticales: en primer lugar, previamente, por un lado, etc.


Relaciones lógicas

Las relaciones que se establecen entre las proposiciones que conforman un texto hacen posible que lo percibamos como una unidad con sentido global. A las ideas principales de un texto se vinculan otras ideas a través de una relación de oposición, consecuencia, causa, condición, etc. De esta manera, si para definir el sentido de una idea necesitamos, por ejemplo, oponerla a otra, establecemos una relación adversativa entre esas ideas, como vemos en la oración.


Jorge Luis Borges ganó el Premio Cervantes pero no recibió el Premio Nobel de Literatura.


Los conectores son las palabras que vinculan o relacionan las distintas proposiciones de un texto. Los diferentes conectores establecen distintos tipos de relaciones entre las proposiciones.

Algunos conectores

- Adversativa: pero, sin embargo, no obstante, no... sino.

- Distributiva: no sólo... sino también, tanto... como, ya... ya.

- Causal: porque, ya que, como, puesto que.

- Consecutiva: por lo tanto, por consiguiente, por ende, así que, así pues, de manera que, de modo que.

- Condicional: si, con tal que.

- Concesiva: aunque, a pesar de que, aun cuando, por más que.

 

La entonación

Una de las principales formas de cohesión o sistemas de conexión de oraciones.

Se trata de uno de los mecanismos de cohesión más importantes y expresivos de la lengua oral.

La entonación indica si una oración termina o no, si se ha acabado de hablar, o si se trata de una interrogación, una admiración o una afirmación, etc.


La entonación también tiene otras funciones y capacidades expresivas que van mucho más allá de la cohesión: indica la actitud del hablante (seria, irónica, reflexiva, etc.), el énfasis que se pone en determinados puntos del texto: una palabra, una frase, etc.

La puntuación

Una de las principales formas de cohesión o sistemas de conexión de oraciones.

Los signos de puntuación se han presentado siempre como la equivalencia escrita de la entonación, pero los dos sistemas comparten más diferencias que semejanzas. Si bien es cierto que determinadas entonaciones se marcan en el escrito con signos gráficos (?, !,-), otros muchos usos de la puntuación (oposiciones, enumeraciones, cambios de orden, etc.) tienen una explicación únicamente sintáctica, sin correlación tonal. Además, la asociación demasiado simple entre entonación y puntuación, o entre pausa y coma, suele inducir al error y a provocar faltas graves de puntuación. Por otro lado, el inmenso potencial expresivo de la entonación contrasta con las posibilidades limitadísimas de los signos gráficos. Es mejor hablar de dos sistemas de cohesión paralelos en el canal oral y en el escrito, con características y funciones particulares.


Relaciones temporales (Tiempos verbales)

Una de las principales formas de cohesión o sistemas de conexión de oraciones.

Los verbos del texto mantienen una correlación lógica y estrecha durante todo el discurso. El uso del tiempo (presente, pasado o futuro) y del modo verbal (indicativo, subjuntivo, condicional, etc.) viene determinado por muchos factores: las intenciones del emisor, el contexto comunicativo, el significado y también por la interrelación entre las diversas formas que aparecen o desaparecen en el texto.

Relaciones semánticas entre palabras

Una de las principales formas de cohesión o sistemas de conexión de oraciones.

Las palabras que aparecen en un texto suelen mantener diversos tipos de relaciones semánticas, por el simple hecho de designar significados de un mismo campo o de temas afines. Así, es fácil encontrar antónimos (pequeño/grande, alumno/profesor, etc.), hiperónimos: término que tiene un significado general que incluye el de otros términos más específicos (mamífero/perro, libro/manual, etc.), o nombres que pertenecen simplemente a un mismo campo semántico (química, oxidar, valencia, etc.). Los textos de tema específico (informática, economía, física cuántica, etc.) utilizan la terminología propia de cada campo. También es posible que las palabras de un texto no tengan, en principio, ningún tipo de relación, pero que el conocimiento del mundo de los interlocutores las relacione. Por ejemplo, alcohol, rock y diseño no tienen ninguna relación semántica pero pueden concurrir en una actividad determinada: "bebía alcohol en bares de diseño, mientras escuchaba música rock".


Ejemplo de una cadena cohesiva

Es un grupo de palabras que pertenecen al mismo campo semántico. Ejemplo: Fanático de la computación, su mayor placer consistía en hundirse en un mundo de bits cada mañana. Navegaba en la internet unas cuatro horas diarias. Y así transcurría su ciber-existencia de adolescente tecnologizado.

 

Mecanismos paralingüísticos

Una de las principales formas de cohesión o sistemas de conexión de oraciones.

Se incluyen en este último apartado toda clase de elementos no verbales que pueden realizar eventualmente funciones de enlace entre frases. Así, en la lengua oral hay gestos que acompañan una intervención (un gesto con el dedo de continuar, o con el brazo de acabar), el ritmo y la velocidad de la elocución...

En el escrito, la disposición del texto en la hoja en blanco (columnas, márgenes, esquemas, etc.), la tipografía o algunos signos de puntuación.

 

Coherencia

La coherencia es la propiedad textual que indica cuál es la información pertinente que se ha de comunicar y cómo se ha de hacer (en qué orden, con qué grado de precisión o detalle, con qué estructura, etc.) Por ejemplo, las redacciones o las exposiciones de los alumnos que son desorganizadas, que repiten ideas y las mezclan, y que no dicen las cosas de forma ordenada, aquellas que no tienen ningún esquema –diríamos–, son textos incoherentes.

Los aspectos más importantes que incluye la coherencia textual son los siguientes:

  La cantidad de información
  La calidad de información
  La estructuración de la información


En resumen, la coherencia es la propiedad que se encarga de la información. Es básicamente semántica y afecta a la organización profunda del significado del texto.

La cantidad de información

Uno de los aspectos más importantes de la coherencia textual junto con la calidad y la estructuración de la información.

¿Cuál es la información pertinente para cada tipo de comunicación? ¿Se dicen todos los datos que se han de decir, no hay exceso de información (repetición, redundancia, datos irrelevantes para el propósito comunicativo, etc.) ni defecto (lagunas en el significado, exceso de presuposiciones o de datos implícitos que el receptor no domina)?

La selección de información para un texto depende de factores contextuales: el propósito del emisor, los conocimientos previos del receptor, el tipo de mensaje, las convenciones y las rutinas establecidas.

La calidad de información

Uno de los aspectos más importantes de la coherencia textual junto con la cantidad y la estructuración de la información.

¿Las ideas son claras y comprensibles, se exponen de forma completa, progresiva y ordenada, con los ejemplos apropiados, la terminología específica y las formulaciones precisas? ¿O, por el contrario, se detectan ideas oscuras, falta de concreción, enunciados demasiado genéricos y teóricos, o excesivamente anecdóticos?

La estructuración de la información

Uno de los aspectos más importantes de la coherencia textual junto con la cantidad y la calidad de la información.

¿Cómo se organiza la información del texto?, ¿los datos se estructuran lógicamente según un orden determinado (cronológico, espacial, etc.)?, ¿cada idea se desarrolla en un párrafo o en una unidad independiente?, ¿la información nueva se administra de forma progresiva?, ¿si, por ejemplo, se trata de un cuento popular, el texto contiene los apartados típicos de este tipo de texto, es decir: un planteamiento, un nudo y un desenlace?